sábado, 25 de julio de 2015

PERU; DIA PATRIO

Cada 28 de julio vuela nuestra imaginación hacia el país de Ricardo Palma y González Prada. Nuestro recuerdo transita por los puentes del afecto. Lo expresa quien conoce el Perú de Tacna a Tumbes pasando por la graciosa Lima, el solemne Cuzco y la enigmática Macchu Pichu. Imposible no constatar cuan vinculadas están nuestras patrias. Agréguese que las oligarquías de ambas se  esfuerzan en sellar el divorcio y edificar muros de desconfianza y desdén. 

Por sobre la cizaña algunos datos simbólicos... Chabuca, con gracejo, canta "Gracias a la vida" de la chilenísima Violeta Parra. El mejor papel de "roto", en el cine clásico, lo logra un peruano: Eugenio Retes. No basta, el más bello elogio a Valparaíso lo emblematiza el chalaco Lucho Barrios, la mapochina Palmenia Pizarro es óptima intérprete de valsecitos peruanos. Quien mejor canta tonadas criollas es de origen peruano, Marta Yupanqui Donoso, conocida como Ester Soré. Imposible olvidar a Manuel Seoane que inaugura aquí el periodismo moderno con la Revista Ercilla.

En el siglo XIX, Bernardo O´Higgins, alivia su ostracismo con la recepción, en Callao, de las autoridades gubernativas. Lo cobijan en el palacio presidencial. Le obsequian casona en la capital y dos haciendas. Todo ello,"nobleza obliga", lo inducen a manifestar "Soy chileno por cuna y peruano por gratitud". Interviene en asuntos políticos y defiende el derecho a integrarse de los "Perúes". Es asesor del mariscal Andrés Santa Cruz y adversario de la guerra del Chile portaliano contra la Confederación Perú-Boliviana. Mayor compromiso asume Ramón Freire.


En diversos visitas al Perú -como estudiante y luego en mi condicion de académico- siempre cosecho simpatía y bondad. El momento es apropiado para saludar entre tantos peruanos. Por motivos de espacio apenas menciono a cuatro: Eduardo Anaya Franco y Francisco Vargas Bocanegra, Herbert Mujica y Victor Manuel Alvarado Salazar. Evadiendo la censura "democrática" , peor que la castrense, porque se enmascara de hipocresía -desde la ribera del Mapocho- a propósito de la efeméride, sin temideces, expreso "¡ Viva el Perú !". 



Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH

miércoles, 22 de julio de 2015

MANDELA ADVIERTE


lunes, 13 de julio de 2015

OBSEQUIO TORPE



El Presidente Evo perpetra un error. Consiste en obsequiar al Santo Padre un  crucifijo   ensamblado 
en la insignia mundial del comunismo. La torpeza está en ignorar que bajo ese emblema los cristianos han sido objeto de represiones. Equivale a regalar en Israel  una estrella de David enpalmada con la svástica. Una lástima que así -en parte- se malogra la visita del Papa.

domingo, 12 de julio de 2015

VICENTE HUIDOBRO Y MAR

Vicente Huidobro - boceto atribuidoa Pablo Picasso
Es curioso cómo los hombres se alarman por cualquier cosa. Bolivia pide un puerto. ¿Hay algo más lógico? Cualquier país de grandes dimensiones territoriales haría lo mismo puesto en el mismo caso. Nosotros los chilenos, en el caso de los bolivianos, ¿no querríamos tener salida al mar? Una vieja ley moral del Oriente enseña que debemos obrar con nuestro prójimo como desearíamos que él obrara con nosotros.

De esta ley nació seguramente la nuestra que dice: Ama a tu prójimo como a ti mismo. Esa vieja ley moral tiene que contener una gran verdad puesto que perdura a través de los siglos en el corazón de los hombres. Ahora bien, ¿por qué razón no se impone entre los pueblos algo que es tan necesario en las relaciones entre los hombres? ¿Es acaso porque el hombre siente diluido en lo colectivo el sentido de su responsabilidad individual? ¿Y esta dilución le agrada porque en ella oculta y libera a la vez las bajas pasiones? 

Es posible que así sea, pero esta actitud es errónea, es torpe y es peligrosa. La historia nos enseña que esos errores se pagan tarde o temprano. Es nuestro deber aprender de la historia y adelantarnos a la hora de las catástrofes. ¿Y por qué razón convertir en enemigos a aquellos que pueden ser nuestros amigos? En esta enorme América de tan vastos horizontes debe imperar la generosidad y el espíritu de conciliación como una ley, como la más hermosa de las leyes. 

En nuestros grandes países despoblados las almas no pueden empequeñecer, tienen que ensancharse o obrar las alas inmensas bajo el sol. Entre nosotros, americanos, no hay odios seculares que nos separen, ni siquiera diferencia de idioma que dificulte la comprensión de nuestros espíritus. Entre nosotros debe reinar la fraternidad, debe nacer de una vez por todas la verdadera fraternidad humana y dar ese ejemplo al mundo. Ése sería nuestro más alto honor en la historia del hombre.

Hemos visto y estamos viendo a lo que conduce el odio y el egoísmo en otras partes de la tierra. La vida se hace imposible, se vegeta en la angustia, peligra la civilización, se desmorona la cultura. Creo y afirmo como chileno y como ser humano que debemos entrar cuanto antes en conversación con Bolivia y que ambos países deben y pueden resolver generosamente, fraternalmente este gran problema de la salida al mar de la nación boliviana. No es posible ahogar a una nación y sería inhumano hacerlo si fuera posible. 

La generosidad debe ser igual por ambas partes para que así no existan sacrificios que puedan crear resquemores y el germen de futuros resentimientos. Interpretaría mal mis palabras quien creyera que yo pretendo que se debe entregar sin más ni más un pedazo de nuestro territorio nacional. Lo que yo quiero decir es que se debe abordar este problema cuanto antes y resolverlo de un modo que sea ventajoso para ambos países. 

Una opinión corriente en Chile sostiene que si entregásemos algo de nuestro territorio a Bolivia, ésta nos reclamará mañana otros territorios y sólo despertaremos su apetito. Esto es falso. No ha sido así con Perú y no hay razón para que suceda con Bolivia. Además, esto depende de la solución que se dé al problema y de la forma del acuerdo, que debe ser definitivo. La salida al mar de Bolivia está en manos de Chile. Sería triste que Chile desoyera la voz de su vecino. 

Bolivia necesita un puerto, para ella es cuestión vital, lo pide sin amenazas, sin apelar a alianzas ocultas y maniobrar tenebrosas, lo pide en juego limpio, caballerosamente, por medio de su Ministro de RREE en el Congreso Panamericano de Lima, a la luz del día. Es necesario estudiar una fórmula de compensaciones que nos permita dar satisfacción a ese país hermano. No deseamos que nuestros amigos bolivianos sean un día nuestros enemigos, deseamos que sean cada vez más nuestros amigos. 
====================
* Diario "La Nación", Santiago de Chile, 28.12.1938. 

BALMACEDA

Presidente José Manuel Balmaceda
El descuido por la enseñanza de la Historia Patria pareciera generalizado en nuestra América. La denominada Historia Universal que es la Historia de Europa. Al comienzo hay referencias a Egipto y Mesopotamia. Esa materia cubre todo el horario. La Historia de Iberoamérica se ignora. De allí que mencionar  Balmaceda es novedoso para los lectores peruanos así como para los chilenos informarse de Guillermo Billighurt Angulo cuya gestión pública es digna de analizarse.

Durante el primer semestre de 1891 el país posee dos gobiernos, dos capitales -Santiago e Iquique-, dos FFAA, dos diplomacias. Al finalizar agosto vendrá el desenlace. La historia oficial explica el conflicto como el enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Es eso y mucho más. Choca una oligarquía sostenida por el Reino Unido que promueve el libre cambio y Balmaceda que opta por el desarrollo industrial y el proteccionismo. En agosto se resuelve el forcejeo.

Pese a que apenas ha transcurrido menos de un decenio de finalizada la Guerra del Pacífico Perú y Bolivia permanecen neutrales. Pese a la querella por la Patagonia tampoco interviene Argentina. La reyerta no la aprovechan las repúblicas fronterizas. La victoria de la fuerzas adversas al balmacedismo es contundente. El Ejército es derrotado y disuelto. No habrá "perdón ni olvido" y la reyerta implica crueldades inauditas.

La Armada insurrecta capitaneada por Jorge Montt  transporta desde Tarapacá una milicia que cosecha la victoria. 10 mil cadáveres cubren el borde costero de la V Región. Promedio de edad de los caídos: 20 años. La cifra asombra. El país apenas sobrepasa los 2 millones de habitantes. La Guerra del Pacífico, en seis años, contabiliza menos bajas. El 21 y 28 de agosto de 1891 son las batallas de Concón y Placilla. 

Esta tropa improvisada aniquila al Ejército, según proclaman los chauvinistas locales, “siempre vencedor, jamás vencido”. Ambas refriegas son brutales. Rendidos y heridos, en el acto, son asesinados. Los centros hospitalarios se atiborran. La atmósfera –en todo el país- se impregna de pólvora. El odio, el rencor y el miedo tornan sombríos los rostros. Domicilios de los derrotados son objeto de allanamientos y pillajes.

La administración publica es “depurada” de quienes no están adscritos a la bandera contrarrevolucionaria. La Casa de Bello intervenida y privados de la cátedra los sospechosos de simpatía con el mandatario depuesto. Las cárceles se repletan. En Santiago las misiones diplomáticas asilan a personeros del régimen. Otros se refugian en buques extranjeros o huyen por los boquetes cordilleranos.

Los triunfadores son asesorados por mercenarios alemanes como Emilio Korner y financistas británicos –entre otros- John North. El proyecto balmacedista –salitre nacionalizado, fomento industrial y banca estatizada- queda en el ayer. Aunque amparado por la Legación de Argentina, Balmaceda se suicida. El eco de aquel disparo –a poco más de un siglo- aun retumba en el alma de la chilenidad. Es el 19 de septiembre de 1891.

======
Nota de prensa publicada por el diario "La Razón" de Lima