viernes, 21 de noviembre de 2014

NUEVO DIA DEL MAESTRO (*)

Hace ya algo más de medio siglo la Unión Panamericana -antecesora de la OEA- recomienda instituir, como Día del Maestro, el 11 de septiembre. Corresponde al día y mes en que fallece Domingo Faustino Sarmiento, notable, aunque controvertido docente trasandino del siglo XIX. El golpe de Estado del 73 altera -obvio- la calendarización. Luego el Poder Ejecutivo de facto, mediante decreto-ley 680, lo ubica  el 10 de diciembre como homenaje a Gabriela Mistral que, en tal fecha, aunque en 1945, recepciona el Nobel.

Como tal fecha colisiona con las actividades académicas de  fin año se produce   otra modificación. El decreto ley 1.938 lo fija el 16 de octubre fecha en que el general Pinochet y su Ministro del rubro fundan el Colegio de Profesores de Chile, AG. De allí, en adelante, se convierte en rutina. Sugeriremos al directorio del gremio magisterial que el Día del Maestro sea el 26 de agosto. Es el aniversario de la promulgación, en 1920, de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria. 

(*) Propuesta de Profs. Rogelio Ponce León y Pedro Godoy  P.
.


lunes, 17 de noviembre de 2014

CHILE: ¿ APOCADO ?

Contrariamente a lo que pudiera creerse Chile es "apocado". Eso significa padecer de  complejo de inferioridad. La autoestima pigmea se atenúa con prepotencia respecto repúblicas que estima débiles como Bolivia. El contrapeso está en humillarse ante las megapotencias. Este proimperialismo no es sólo de la derecha. También lo exhiben los gobiernos de la Concertaciòn y de la Nueva Mayoría. Ni que hablar del comunismo "criollo", campeòn de servidumbre perruna ante la URSS. Las expresiones "indio", "roto", o "huaso" se emplean como insultos. Lo extraño es que se atribuye a la "sangre araucana" supuestas cualidades del "roto" en la contienda de 1879. Se escucha aquí, en el colmo del fatalismo, "la raza es la mala" mientras se deplora que no fuesemos colonizado por Alemania u Holanda. Es siempre conveniente reflexionar sobre estos tópicos identitarios.

En eventos mundiales -por ejemplo, ONU, Cumbre del Milenio o APEC-  nuestros mandatarios aluden a Chile como como país pequeño, periférico y ubicado al fin del mundo.  Esto es discutible. Si el planeta es una esfera ¿que país no es periférico? Al perdurar en mapotecas aquel planisferio de Mercator que ubica a Europa céntrica es obvio que se internalice en nuestros pueblos "de capitán a paje" la dañina sensación de marginalidad que impide a nuestra subregión valorarse ¡Cómo no justipreciar que seamos propietarios de un amplio balcón al Pacífico que no separa, sino vincula con Asia y Oceanía! Más aun, una representación cartográfica sur-norte  -desde el polo austral- permite captar que, pasando sobre la Antártica, se está "a tiro de pistola" de Sudáfrica e incluso del océano Indico.

Lo de "pequeño" es también discutible. En superficie Chile supera a los países de Europa occidental. Su potencial demográfico es mayor, por ejemplo, al de Suecia o Suiza... Está bien dotado de recursos naturales. Ahora, si por "pequeño" se entiende "pobre" Chile lo es. Exporta metales, fruta y madera sin valor agregado. Saludable sería que docentes y discipulos intenten detectar qué contravalores favorecen el subdesarrollo y la dependencia. Cada curso es un "insectario" vivo de aquellos defectos que fomentan el déficit de recursos y el vasallaje. Anotense apenas dos: la pereza y el calco. Eso de "creerse" pequeño y periférico, en su esencialidad, son fenómenos psicoculturales.  No es la intención de nuestros mandatarios aludir a eso de "país pequeño" el menoscabo, pero -aunque no quieran- generan merma de la autoestima.

jueves, 13 de noviembre de 2014

PROF. GODOY EN NICARAGUA

En Alto del Jaguar (l5 kms.al norte de Managua) con el comandante Rodolfo y el ministro Manuel. A la distacia se escucha el rumor de la guerra -tableteo de ametralladora pesada-. Estoy oficiando de  reportero y es el l2 de julio de 1982.

martes, 11 de noviembre de 2014

LOS APUNTES DE CLASE

Todo  alumno escucha del docente: “en mi clase hay que tomar apuntes”. Se refuerza el instructivo con dos mentiras piadosas: “la materia no está en ningún libro” y “deben acostumbrase porque así es en la Universidad”. Algunos oyen esas advertencias ayer en 1o. de Humanidades y ahora en el VI Básico. De allí en adelante el bolígrafo es el fiel camarada. No bien el docente saluda los estudiantes, como espadachines, están prestos con el lápiz-pasta y el cuaderno. En el aula convertida en locutorio se escucha la voz del educador y el rasguño de 40 “bics” sobre blancas páginas. No se ha inventado mejor estrategia que ésta para mantener un curso ordenado.

No se “dicta” –eso jamás, sería mal visto-  sino que se explica un tema. La martingala es que se hizo la advertencia aquella. Pacto entre quien enseña y quienes aprenden reside en lo siguiente: las “preguntas” de la prueba se “sacan” de esas anotaciones. El  diálogo no funciona e impera el monólogo. La clase continúa siendo frontal. Jamás se visualizan rostros inquietos y ojos vivaces, tampoco –salvo excepciones- se formulan preguntas o alcances. Lo frecuente: apenas, el educador habla –obedeciendo a un reflejo condicionado-  40 adolescentes  bajan la cabeza y escriben.

Todo se “apunta” y no hay discípulos, sino escribientes. Esos cuadernos –jamás objeto de una revisión, contienen fragmentos inorgánicos de lo expuesto y con una ortografía escandalosa- morirán a fin de año en una ceremonia denominada de los “repollos”. Perecen arrugados en una fogata. Es uno de los rituales de cierre de año lectivo para festejar la promoción. El “método” de los “apuntes” contiene la “conversacionitis” convertida en epidemia. No hay modo más eficaz que este comentan, en secreto, los colegas con “cancha”. Otro, algo cínico, explica “no se dicta, sino que se toman apuntes”.

La Reforma insiste en la metódica de los talleres, los paneles o los foros. La representante de la UTP  -desde su oficina, como eco- lo reitera. Suele añadir, ante cualquier escepticismo, “aun es insuficiente la motivación”. Como eso de la “motivación” se juzga envejecido hoy usa “reencantamiento”. Sin embargo, más allá de la magia se continúa con la arcaica estrategia descrita para que “no se desordene el ganado”. No hay vuelta porque el docente ingresa al aula castrado de facultades disciplinarias. Esa misma Reforma que lo exhorta a modernizarse lo priva de prerrogativas que permitan lograrlo. El salvavida: los “apuntes”.


sábado, 8 de noviembre de 2014

EL MURO DERRUMBADO

Civiles de la RFA en plena demolición
Aquel murallón de la verguenza cae hace un cuarto de siglo. Es uno de los vestigios de la Guerra Frìa. Lo edifica la tiranía comunista de la RDA. Resulta extraño   que   fuera  del      escritor Ampuero nadie de la izquierda lo condena como una afrenta. Todo lo contrario se guarda silencio. Cuando se inicia su edificación concurrimos a la casa del historiador Hernan Ramírez Necochea. Era  nuestro maestro en Historia Social de Chile del Campus Macul y connotado afiliado al PC "chileno" . Con un rostro  de    cemento increíble nos expresa que se trata de un montaje fotográfico del diario "El Mercurio"... Así   como mienten   ayer, callan hoy  ¡penoso!

viernes, 7 de noviembre de 2014

ESA "MALDITA" MEMORIZACION

En el discurso pedagógico hay un lugar común. Tarea de titanes, desarraigarlo. Es el aborrecimiento a la memorización. Se la juzga "reaccionaria" y "arcaica”. La realidad, sin embargo, demuestra que cada individuo es -además de carne y hueso- "memoria". Cuando la perdemos ha comenzado la declinación. En la curva final, está el alzheimer. En ese caso ya el individuo olvida hasta su nombre.

Ante una prueba o un examen –se sabe- es sustantiva. Dicho de otro modo los conocimientos, valores y destrezas deben retenerse y practicarse. Lo importante es evitar el olvido. Nuestro nombre y  domicilio es lo primero que la madre enseña. El retoño  aprende esos datos, es decir, los asimila. Dicho de otro modo, los “memoriza". Esto vale también para los nùmeros del rut, del fono y de la cuenta corriente...

¿Acaso saber no es recordar? Sin embargo, el sólo oír el vocablo "memorización" produce náuseas a educadores bisoños y a alumnos perezosos. Lo censurable, obvio, es la memorización mecánica, dicho de otro modo, repetir  sin "son ni ton". No se promueve lo que se podría denominar “papagayismo”. Paso previo es el comprender. Lo antecede la audición  y  la lectura. 

Si en el aula algo se enseña es para incorporarlo y no para -en función de la amnesia estudiantil-  olvidarlo. En el contexto de la campaña contra la “memoria” quizás esté el abandono del aprendizaje de poesías. Tal tarea la vigoriza junto con perfeccionar la dicción y generar desplante. Es otra víctima que deja en su ruta una Reforma fracasada. Con sus arquitectos light  ¿qué más se podría esperar?

LA EDUCACION NO ES ALQUIMIA

la alquimia ofrece la piedra filosofal.
La ciudadanía restringe la educación sólo a lo escolar. Abrumadoramente comulga con el dogma según el cual el aula metamorfosea  la ignorancia en saber, la ordinariez en cortesía, la pereza en laboriosidad, al “flaite” en “caballero”... y, en una república, el atraso en desarrollo. Escuelas, liceos y UU se juzgan manantiales en medio del arenal. 

Lo cierto es que la persona, la familia y el país superan sus debilidades no sólo con la asistencia a clases, sino principalmente con el trabajo duro, el ahorro esforzado y el emprendimiento creativo. La   prosperidad  no se genera sólo con expandir la cobertura. Eso es alquimia, es decir, aquella pseudociencia medioeval que ofrecía mutar el plomo en oro