domingo, 19 de octubre de 2014

Y... HABLAN DE IGUALDAD

Esposa de Osvaldo Andrade tendría variación de 545 por ciento en su sueldo durante 2014

Diario Uchile  19:50 hrs.
Osvaldo-Andrade
Myriam Olate Barrios, es actual subdirectora técnica de Gendarmería, oscilando su sueldo entre $1.737.191 en febrero y abril, hasta los $10.154.363 correspondientes a junio, según indica un medio digital. Es la esposa del  actual
diputado y jefe del PS de Chile.
15

sábado, 18 de octubre de 2014

GUNGA DIN

Una publicación evoca el film "Gunga Din".  El personaje es  un hindú  que     actúa contra su país favoreciendo a los británicos. Es uno de los clásicos del cine de los 40 y esta basado en un texto de Rudyard Kipling. Constituye una apología al colonialismo en la India. Los esfuerzos primermundistas legitimadores de su política expansiva cubren el 7º arte. Imposible no referirse a la serie "Beau Geste" y hasta a Tarzán, sin olvidar las infinitas películas de vaqueros del Far West. En estas el héroe -"jovencito" en la jerga chilensis- es un cowboy rubio, alto y ojos azules que asesina pieles rojas como si fuesen ovejas y de yapa humilla a mexicanos.

Escena de pelicula. Vean la distancia entre el héroe
occidental y el hindú juzgado un adefesio.
Las historieta –también conocidas como “comics”- incluyen mensajes glorificadores del colonialismo. Quienes aprendimos a leer en la popular revista "Peneca" recordamos   las   aventuras de Hamid, el sheik. Es un moro que opera –seguramente en Marruecos- como vendepatria apoyando, contra su pueblo, a la Legión Extranjera. Nuevamente la  dicotomía sarmientina "civilización o barbarie". La civilización es Europa-EEUU y la barbarie el III mundo. Jamás, en mis docentes, en su mayoría, "progres", oí reacciones contra este sutil, pero penetrante coloniaje cultural legitimador de la agresión de las megapotencias hoy contra Irak, Afganistán o Cuba y apenas ayer contra Panamá, Argentina o Granada.

Las fuerzas  contestatarias  del  siglo XX -concluyo- adolecieron de debilidad en el    ámbito de  la cultura. Denunciaron a los imperialismos en la esfera fáctica (militar, económica y  política),   pero dejaron al garete el plano de la conciencia y la sensibilidad. No operaron  en  esa esfera. Olvidaron que  la  guerra  se  gana  no  sólo  en  el  ruedo  de  la  lid, sino  en   la  testa  y  el  corazón  de las muchedumbres.  Tal  vez  esto  explique  nuestra  permeabilidad  a los  enfoques  de  Washington, Londres, París, Moscú y la reticencia a comprender la justicia que asiste a pueblos tercermundistas. En el XXX aniversario de la victoria de Vietnam sobre EEUU es conveniente insistir en este punto de vista.

viernes, 17 de octubre de 2014

OCDE, PISA Y CHILE

La OCDE -Organización de Cooperación para el Desarrollo- es una entidad intergubernamental con casi 40 miembres estables. Dispone de un abanico de oficinas que se ocupan de tópicos tan diversos como economía y ecología, transporte e investigación científica, vialidad y salud. También se interesa por la educaciòn. Usa como instrumento la PISA que es el la sigla en inglés de Prueba de Evaluación del Alumnado.

Asia supera, en este rubro, a todos. China exhibe el mayor puntaje. Por su tamaño se toman cuatro muestras (Shangai, Hong Kong, Macao y Taiwan) La siguen Singapur, Corea y Japón. Chile es "colista". Sin embargo, constituye  una manía bicentenaria nuestro afán por copiar experiencias escolares de Europa. Ahora la moda es Finlandia. Sería saludable que nuestros expertos se asomen a conocer el como se educa en esos países que son nuestros vecinos del otro lado del Pacífico.

DEL ENSEÑAR (Jorge Edwards)

En el otoño  del  2008  hice un  curso  de  literatura latinoamericana en la Universidad  de Chicago.  Llegaba a mi clase a las dos de la tarde en punto y todos mis alumnos norteamericanos, peruanos,  chilenos,  chinos,  estaban sentados alrededor de una gran mesa con sus libros y sus papeles al frente. Cuando preguntaba por las lecturas que había recomendado, casi todos habían leído más: el libro en cuestión,  las  críticas   que  habían conseguido encontrar, algún libro relacionado. 
Regresé a Chile y el entonces rector de una U me pidió que diera un curso en diez lecciones sobre el Quijote. Entraba a mi clase a la hora en punto y sólo encontraba al rector, que había decidido seguirla. Dos o tres minutos más tarde, los alumnos empezaban a llegar con caras de cansados, de aburridos, comiéndose un plátano, arrastrando bolsones. Era un desfile que duraba alrededor de diez o quince minutos y que yo observaba con asombro y  tristeza. 
Tristeza por ellos. Les preguntaba si habían leído los dos o tres capítulos que les había encargado de  Cervantes o de Américo Castro. Muchos respondían que “no habían tenido tiempo”. Estaban en las protestas “contra el sistema”,  No es que vinieran de familias  pobres, pero hacían ostentación de una pobreza de espíritu  extraordinaria. Les conversé sobre el tema con la intención de inquietarlos, de despertar inquietud, curiosidad. Me atrevo a pensar que fue poco lo conseguido.
====
Publicado en diario La Segunda, O3.10.2014

jueves, 16 de octubre de 2014

HIJOS DEL RIGOR (Fernando Villegas)

Si acaso llegamos a ser algo es sólo siendo hijos del rigor. De lo contrario, si se nos deja en manos del principio del placer, inevitablemente, caemos en la inercia, la vagancia, la irrelevancia y la imbecilidad. El cerebro sin entrenamiento se relaja en su atención, se duerme en la primera oportunidad y nos deja ser arrastrados sin resistencia por prejuicios, dogmas y modas. Sin formación lograda a base de esfuerzo nuestro estado de naturaleza no es muy distinto al de los macacos. De hecho y a la primera oportunidad el hombre-masa no entrenádo se dedica sólo a dormir, fornicar, comer y defecar.

Amén de por la necesidad que obliga al trabajo, ese impulso irresistible a la inercia es combatido por la disciplina. Llamamos disciplina al hábito físico y/o mental que en un área determinada de la vida nos lleva automáticamente a ciertos comportamientos regulares y eficaces que suponen esfuerzo y exigencia. Con eso obtenemos resultados superiores. Con eso nos convertimos en seres humanos y dejamos de ser monos. Con eso los individuos y las naciones progresan y obtienen esa forma de felicidad -única posible-que es la satisfacción del trabajo y la obra bien hecha.

Es precisamente lo que alguna vez -aunque muy imperfectamente- tuvimos como república y que ahora no tenemos. Al contrario. una generación tras otra de chilenos. de modo creciente, manifiesta y defiende los valores del "let it be". Con la teoría que debemos ser naturales y espontáneos se ha criado a las nuevas generaciones no a base de la exigencia. sino en un clima de "gûena honda" y ofertón de diversiones. No vaya a ser que los niñitos se traumen. "Dejenme al chiquillo en paz", vociferan los padres. "No aplasten su personalidad". advierten los pedagogos de escritorio.

Los adultos jóvenes, también contaminados, se dejan estar. La mediocridad laboral y profesional es la norma,a menudo opera al borde de la torpeza y la negligencia. Más aun, esos adultos denuncian cualquier exigencia como "fascista", "cavernaria", "resabio de la dictadura", "antidemocrática", "elitista", "represiva", etc.  La flojera y la incompetencia, hoy, disponen de doctrina y de código civil. Están por redactarse los Derechos Humanos de los Porros.

VIEJOS TIEMPOS

Los que crecimos en tiempos menos progresistas tuvimos otra experiencia ¡Ay del perezoso, del dejado! A patadas en el poto se le sacaba del colegio y se le mandaba a trabajar. Nada de año sabático en el Caribe, de psicopedagogas, de ritalín. Se nos hacia ver desde niños  que la vida no es chacota, teníamos sacar notas aceptables, lustrarnos los zapatos, ventilar la pieza y hacer las camas, recoger la ropa sucia, ir de compras, preparar las tareas, memorizar poemas, escribir caligráficamente, expresarnos correctamente. aprender los verbos, aprender historia, aprender matemática, aprender idiomas, leer El Quijote, leer a Manuel Rojas, redactar composiciones, ir a matiné y volver de las fiestas a las 11 de la noche "a más tardar".

No hablo sólo desde la vereda de mi experiencia personal. Es verdad que en nuestro caso madre Lucy nos enseñó hasta el arte de usar los cubiertos en la mesa. Literalmente mi hermano y yo marchabamos en formación, los libros estaban ahí, a mano, 3-4 años. A los cinco teníamos lapicera fuente. Se suponía que a esa edad no sólo leíamos y escribíamos, sino que debíamos hacerlo con orden y claridad.

Grados más o menos fue la experiencia de toda esa generación, la de los tipos de 50-60 años que hoy manejan empresas, los ministerios, las profesiones. No deseo siquiera imaginar lo que vendrá después, cuando estos ancianos los sustituyan los formados en la atmósfera de la indisciplina y el tonteo.

DISCIPLINA

Porque la clave de toda acción exitosa es la disciplina. La ciencia y el arte son, cada una de ellas, "disciplinas". Disciplina, esto es, lo repetimos, comportamiento  sostenido  bajo elevada exigencia hasta alcanzar la maestría y luego, quizás, la genialidad creativa. El genio está al final, no al principio. El genio es esfuerzo  en su máxima sublimación, no fantaseo, mariposeo, capricho del minuto, cosa facilona y divertida. Esto último, a lo más. con suerte, puede  dar lugar a un chispazo de ingenio, pero al genio jamás.

Catatrófico es entonces que, en su versión nacional  las ciencias pedagógicas, por diversos caminos, hayan invertido esa simple ecuación. El esfuerzo de memorizar, de someterse a una disciplina, de estudiar "la materia", de sacarse la cresta, parece algo banal, innecesario, cavernario, obsoleto, represivo, mala onda. Se le sustituye con la panacea de "aprender a aprender".

Es como si un padre, en vez de enseñar a su hijo a caminar haciéndolo caminar, pretendiera enseñarle a aprender a caminar. Pero mientras tanto que no camine ni un paso  ¡no se vaya a costalear!

Todo esto, tan de cajón pasó al olvido, Esa fatal mezcla de insensatez con pedantería, producto abundante en medios académicos, ha hecho en este, el de las ciencias de la educación, estragos. Los resultados están a la vista.
===========
Diario "La Tercera", domingo 25.10.2005

¿ QUE ES EL EUROCENTRISMO ?

Es la tendencia que sostiene que los valores culturales y sociales de Europa Occidental constituyen patrones o modelos mundiales. Tras esta consideración se esconde el desconocimiento y el desprecio de las demás culturas y las colectividades que las generan.

En el siglo XIX, siguiendo con la tradición iniciada en los precedentes, las potencias europeas tratan de imponer una escala de valores supuestamente superior a la de los pueblos sometidos. Entre estos últimos se incluyeron algunos con culturas milenarias.

Podría suponerse que Marx y Engels están en una barricada antagónica. No es así. Son tan eurocéntricos como cualquiera. Para ambos paradigmas son sólo Gran Bretaña, Alemania y Francia El socialismo que proponen lo apellidan "científico".
La intelectualidad del III mundo no genera cultura
propia o la ignora. Vive succionando la europea   y
está ajena a su pueblo.

Tal doctrina manifiestan  posee como  ingredientes  la  economía política inglesa, la filosofía clásica alemana y el socialismo utópico francés. Desprecian a los eslavos, particularmente, a aquellos que habitan en los Balcanes.

Proclama que Asia, Africa   y América  ibérica
albergan a pueblos sin historia. Aplauden el colonialismo británico en la India y juzgan a los hindúes como horda de ignorantes que abrazan religiones repugnantes. Esas muchedumbres se beneficiarían con esa dominación.

Los mexicanos  deben recibir como bendita la ocupación de la mitad de su suelo por EEUU, pues implica la civilización. Los bolcheviques que alcanzan el poder en Rusia desprecian a los pueblos mongólicos y musulmanes de su hinterland, Son eurocéntricos y, por ende, rusificantes.

Nuestra identidad es la iberoamericana. Somos adversarios del afán europeizante. De allí que visualizamos nuestro mundo como producto de una triple fusión: hispánica,   aborígen y africana. Nuestra exogamia permite sumar, a estas tres fuentes, sangres y culturas.

miércoles, 15 de octubre de 2014

MAPU: UNA PAGINA DE HISTORIA POLITICA

Muere la década del 60 y el PDC que gobierna con Eduardo Frei Montalva a la cabeza se astilla por la izquierda. Elementos de la JDC entre los cuales se cuenta Marta Harnecker, Rodrigo Ambrosio, Luis Maira, Manuel Antonio Garretón, Jaime Gazmuri, Jose Antonio Viera-Gallo y José Miguel Insulza lo escinden. Fundan el Movimiento de Acción Popular Unitaria conocido con la sigla MAPU. Se adscriben a la naciente UP convirtiéndose en una colectividad más del régimen que se derrumba el 11 de septiembre de 1973. Hoy no existe como agrupación, pero su elite –a través del PS- copa la cúpula gubernativa. En su momento protagonizan un debate doctrinaria muy interesante que vale la pena reexaminar.

Rodrigo Ambrosio, líder del MAPU, en
acto público
Al definirse "marxistas cristianos" se enciende una polémica. Otros se proclaman "católicos marxistas". Son muy aplaudidos por el allendismo porque ensancha el espectro ideológico. Sin embargo, la nominación a no pocos resulta un paquete de contradicción. Marxista significa suscribir el materialismo dialéctico y el materialismo histórico. Más acá de ambos adjetivos el solo sustantivo entra en colisión con lo religioso y, por ende, con la condición de "cristiano" y "católico". No sin temor -como eran condiscípulos-  les sugerimos se proclamen "socialistas" y no "marxistas", pues el socialismo constituía una plataforma doctrinal amplia que incluía variantes no ateas. La propuesta se juzga un agravio.

A afiliados
se les moteja de "comunistas
bandera verde"
La gárgara marxista continúa. La estiman insuficiente y se autorrotulan "marxista-leninistas". Durante el régimen de Allende se hacen ultrones y, de yapa, se dividen. Un MAPU "obrero campesino" protegido por el PC y el otro MAPU "revolucionario" impulsado por el MIR. Hoy ofician de eurosocialdemócratas y son empresarios prósperos o senadores y ministros. La excepción es Marta Harnecker. Durante el allendato es la sacerdotiza de un Marx de catecismo. Después del “11” se refugia en Cuba y contrae matrimonio con Manuel "Barbarroja" Piñeiro. Hoy intenta influir sobre Chávez. Aprovecha para ello su aureola de ideóloga y su apellido germánico que seduce a los criollos "gringomaniáticos".

Más allá de esa confusión doctrinaria en que pretenden -quizás por moda- el estrafalario acoplamiento señalado se debe añadir que todos los líderes "mapucientos" son de la clase alta o de la mesocracia fronteriza con la oligarquía y hechuras de esa “teología de la liberación” que manipula el PC. Protagonizan virajes y contravirajes y exhiben frivolidades tan propias de los "niños bien". Entre 1972 y 1973 esgrimen una retórica ultrista que ahuyenta a las capas medias y gasolinea el golpe de Estado. La última “vuelta de carnero” los convierte en pronorteamericanos, neoliberales y contrabolivarianos. Tal es el epílogo de la cruzada de tan mesiánicos líderes.