jueves, 27 de agosto de 2015

ALLENDE, UP Y RREE

Circula la versión de un Presidente Allende promocionando -desde Santiago- una diplomacia bolivariana. A mediados de los 50, en el viejo PS, perduran nexos con el APRA y el PRI y cierta vocación iberoamericanista. Esa tendencia alcanza su nivel máximo durante la gestión presidencial del general Carlos Ibáñez. No obstante, el suicidio de Vargas impide el éxito del ABC entonces propuesto por Perón.

En 1970 triunfa la IV candidatura de Allende. El momento vuelve a estar propicio. A poco el peronismo regresa a la Casa Rosada y se imponen, tras cruentos choques armados, el MNR y la COB en La Paz. No obstante, en 1970 La Habana ha girado del demonacionalismo a posturas prosoviéticas y en la UP el influjo del PC es tan potente que distorsiona el postura primigenia de la tienda de Grove.

Durante los mil días allendistas se transforma en moda el “marxismo-leninismo”, se acentúa  el influjo de La Habana y La Moneda apuesta a Moscú en la Guerra Fría. La diplomacia no exhibe ningún giro novedoso. Se desplaza  por los carriles tradicionales. En 1971 Allende se entrevista, en Salta, con el Presidente Lanusse logrando que Londres arbitre todo litigio austral.

Se observa indiferencia en nuestra propuesta en orden de arquitecturar un trapecio antimperialista asociando Santiago con Lima gobernada por Velasco Alvarado, con La Paz  donde gravita el binomio Ovando-Torres y con Buenos Aires manejado por el justicialismo. Apenas si hay, al comienzo del fin, una gira presidencial a las repúblicas del Grupo Andino. Sin embargo, ya es “demasiado tarde y demasiado poco”.

La mediación papal que evita la guerra por el Beagle y el finiquito de más de 20 querellas limítrofes con Argentina  nson obra de Allende. El divorcio con Lima, tampoco. Menos negociar una fórmula con Bolivia para suprimir la mediterraneidad. Quienes lo propusimos somos estigmatizados. El noviazgo con la Isla de Martí es lo único importante. La gira de Fidel por todo el país constituirá para el régimen una lápida y la entrevista con Brezhnev el epitafio.

Néstor Taboada Terán –entre otros- manifiesta que, en La Moneda de entonces prevalecía un clima iberoamericanizante y proclive a devolver a Bolivia un puerto sobre el Pacífico es dudoso. Nos entrevistamos con el canciller Almeyda. “Estaba en otra”… oía y no escuchaba, miraba, pero no veía. Se había “apunado” y participa de “enloquecimiento colectivo” que afectó a la UP y al cual alude Isabel Allende Bussi.

Hermético e inmutable parece un moai encaramado en la cumbre del Chimborazo, pero no inspirado por Bolívar, sino por Lenín. Su norte, La Habana. Lo demás, inexistente. Insistimos en asambleas. Cosecha: abucheos y sospechas. Entonces cuando la campaña de “canonización” de Allende alude a su política exterior bolivariana... es obligatorio desmentirla.

sábado, 22 de agosto de 2015

FFAA: ¿INEFICIENTES?

viernes, 21 de agosto de 2015

GENERO, SEXO Y "PROGRES"

Una lesbiana que convive con su pareja exige la tuición sobre sus hijas. El Poder Judicial confiere ese  derecho al exmarido.                De inmediato     las  denominadas “minorías sexuales” alegan  discriminación. Se aprueba norma jurídica -la ley Zamudio"- que los protege.

Nuevamente se orbita el tema del “género” oponiéndolo al del “sexo”. La sociedad entera se involucra en la controversia. Asuntos inmediatos como el desempleo, la delincuencia, la salud y la drogadicción pasan a un segundo plano.

Menos podrá constituir motivo de debate el terrorismo en la Araucanía, el armamentismo de La Moneda o la crisis energética. Sería “pedir peras al olmo” que se genere inquietud por el abismo que separa a las clases sociales y nuestra condición de república criptocolonial.

La TV, la radio y la prensa están, acorde con el estilo light de los progres, imbuidos de lo atinente a la farándula y, sobre todo, a lo genititivo. Es la “agenda valórica”. Permite  estar “in” posando de “moderno” o “postmoderno”. Se nos involucra  modas propias de EEUU y Europa.

Eso de “género” presenta la sexualidad como una construcción cultural. Se asume con el rango de opción en el marco de la irrestricta libertad. El fundamento biológico se desdeña y la dualidad clásica femenino y masculino, juzgada obsoleta.

Ahora, según los progres existen no menos de cinco... géneros. Amén de mujer y varón, estaría el sodomita, la lesbiana, el transexual, el intersexual y hasta el zoofílico. Hay progres –concordando con los neoliberales- que promueven la plena autonomía individual.

Este mal entendido “libre albedrío” que colisiona con el “bien comín” permite bregar por el libre libre expendio de estupefacientes como la marihuana. La abolición de la censura da luz verde a pornocines y a pornoshops, desligitiman la disciplina escolar y cuestionan la estructura clásica de familia.

Van más lejos, impulsan los matrimonios homosexuales con la prerrogativa de adoptar hijos. Argumento: “así ocurre en los países avanzados”. Vamos entonces imitando. El condimento es el relativismo ético. Estos temas  son distractores y arietes de nuestra identidad.

Abundan los perplejos. Son numerosos los matriculados en la “izquierda” que no se percatan que este fardo pseudovalórico es un exocet primermundista. Apunta a envilecernos para así mejor manipularnos y superexplotarnos. El afán snob  por ser de avanzada de modo frecuente nos empuja a copiar a Europa y EEUU.

El calco ha sido dañino porque se circunscribe a lo farandulero y a lo vicioso. Se importa lo dañino y no lo conveniente. El estuco de la modernidad y no su nervatura. Nadie, por ejemplo, examina la integración francoalemana, el milagro nipón y chino, la prosperidad de Singapur y, en general, del Asia sudoriental.

En los medios impera la farándula que embelesan con lo gay, lo pornografíco,   el aborto,    el divorcio,     la silicona o el narcoconsumo, entre otras “modas” que erosionan el tejido social y el ethos colectivo. “Mojigatos” o “retros” quienes promovemos una república sobria, sana y sólida. Se imponen -por ahora- los que apetecen seamos una Sodoma

viernes, 14 de agosto de 2015

LA ESPADA DE CARRERA

General José Miguel Carrera
En Chile cada jefe de Estado, en la ceremonia de trasmisión del mando de un Comandante en Jefe del Ejército a otro, se obsequia al dimisionario no la réplica de la espada de O´Higgins, sino la del personero de la Patria Vieja que es José Miguel Carrera. Ambos son enemigos, pero lo contrasimbólico no reside en aquella discordia, sino en que el húsar trágico es un contumaz golpista. Inaugura en el país los "pronunciamientos".

Esta intervención de las FFAA en política continuarán  -entre otros- con un marino, un aviador y otro militar. Respectivamente, Jorge Montt, Marmaduque Grove y Augusto Pinochet. Carrera -mediante cuartelazos- asume el Poder. “Fabrica" una mayoría artificial “exaltada”. Ello, despojando de sus escaños a los diputados "moderados". Son aquellos que anhelan evitar la ruptura con Madrid, simpatizan con la Carta de 1812 preconizando una monarquìa constitucional.

Después clausura el I Congreso Nacional y asume la dictadura. Reprime a sus adversarios y silencia la oposición. Hoy sería un “carapintada” autoritario. Además es aislacionista. Por ende, enemigo del Ejército Libertador de los Andes y, por cierto, del generalísimo José de San Martín. Se opone a la integración del Cono Sur y sindica al chillanejo de promover, la transformación de Chile en "oscura provincia del Plata". Es autor de caricatura al respecto.

Más aun, es norteamericanizante fanático. A la Casa de Gobierno de entonces ingresa "como Pedro por su casa" el representante de Yanquilandia. Es Joel Roberto Poinsset quien interviene en la redacción del Reglamento Constitucional de 1812. Tal Carta vulnera el pacto de coexistencia con España y deteriora las relaciones con la Iglesia. Poinsset está, sin duda, influido por sus antepasados hugonotes y, por lo mismo, es antipapista.

Interviene en el diseño del pabellón carrerino. Se iza en el recinto que ocupa el consulado norteamericano y el 4 de julio de 1813, aniversario de la Independencia de EEUU  se inaugura el  I Congreso Nacional. Es agente de los servicios de inteligencia de la Casa Blanca. Reaparece en México organizando a los “yorkinos” una especie de masonería proyanqui. Después impulsa la secesión de Texas y aquella guerra en que el país de Octavio Paz perder la mitad de su suelo.

Caricatura atribuida a Carrera
José Miguel ya excluído de la escena santiaguina recibe en Montevideo refuerzos provenientes del coloso del Norte. Consisten en barcos y pertrechos que Buenos Aires requisa. Impedido de una acción bélica regular opta, en Argentina,  por la guerrilla, es decir, organiza montonera que opera con la metódica del malón. Actúa "sin Dios ni ley"  y se apoya en militares "descolgados" y aborígenes pampas.

Estos lo proclaman “pichi rey” y ataca villorrios. Argentina quizás por influjo de la Logia Lautarina lo ponen fuera de la ley. Es derrotado, encarcelado y  fusilado en Mendoza. Al cadalso lo acompañan sus hermanos Conclusión: pareciera el regalo escogido como homenaje a cada comandante en jefe saliente evidencia ignorar nuestra Historia. Es símbolo de la política exterior pronorteamericana y desdén por los esfuerzos integradores.

jueves, 13 de agosto de 2015

EEUU Y NUESTRA AMERICA

La emancipación de los enclaves británicos de Norteamérica constituye un estímulo para nuestra Independencia. También es aguijón para conservar la unidad. El talento de Jorge Washington, Tomás Jefferson, Benjamín Franklin o Alejandro Hamilton es vincularlos en un solo cuerpo político.  La fórmula federativa es empleada para asegurar la vertebración. Se evita así el surgimiento de varias microsoberanías raquíticas y, ya en la infancia, el Coloso del Norte asegura  madurez. La misma moneda yanqui posee un lema en latín: "de varios, uno"

¿Qué ocurrió acá en Suramérica con los cuatro virreinatos? Pareciera que los sucesos peninsulares -invasión de Bonaparte- apresuran un separatismo que malogra el proceso. De allí las ácidas tipificaciones de la emancipación como "parto prematuro" o "aborto histórico" al cual se hizo ya referencia. La voluntad de aglutinamiento de los libertadores resultó inferior al dinamismo de los agentes disolventes representados por las elites lugareñas. Se puede expresar -a titulo de tentativa explicación- la fuerza centrípeta queda anulada por la centrifuga. 

La marcha rumbo a la balcanización habría continuado si no asumen el poder hombres de puño de acero como Diego Portales o Juan Manuel de Rosas. He aquí un dato aparentemente confuso. El ministro y el "restaurador de las leyes" en relación con el Protector Andrés Santa Cruz son desmembradores, pero respecto a Chile y Argentina ofician de aglutinantes. Esto es nítido en el caudillo rioplatense quien anhela reunir a Uruguay y Paraguay -fragmentos del Virreinato bonaerense- bajo una misma soberanía.

El montaje de Estados como Uruguay -"un algodón entre dos cristales"-  y Ecuador –“cuña entre Colombia y Perú”- encubren presumiblemente la estrategia de Londres para usufructuar de la navegación de grandes arterias fluviales. El fusilamiento de Francisco Morazán, en 1842 -por ejemplo- implicará, de modo súbito, la fundación de las cinco repúblicas de Centroamérica. Una simple solicitud de oligarcas alto peruanos autoriza a Sucre a permitir otra secesión fundándose la República de Bolivia. 

Al comenzar la centuria actual el desmenuzamiento continúa. En su primera década una provincia norteña de Colombia se desvincula de Bogotá. Aparece transparente allí el apoyo de la Casa Blanca a una minoría con vocación desmembradora. Ha nacido la República de Panamá. Por cierto, sin chistar, se acepta la existencia de la "nación panameña", de la panameñidad y del "nacionalismo panameño". Una absurda controversia entre México y Guatemala permite se funde Belice con apenas 150 mil habitantes.

El modelo estadounidense aquel del lema "de varios, uno" para nuestra América se se suplanta por otro "de uno, varios". Pasamos a constituir, según anota Juan José Arévalo, veintintantos témpanos flotantes en un mar de frialdad sin común horizonte. Cada Estado encabezado por representantes de las familias acaudaladas cultiva el particularismo y, por cierto, el desdén por el país fronterizo. Surgen banderas y escudos, himnos patrios y  monedas distintas, FFAA con sus hipótesis de conflicto. 

De EEUU no se aprende algo elemental "la unión hace la fuerza". Lincoln embarca a su país en una guerra para extirpar los afanes separatistas de los Estados meridionales. Estos sostienen: la Carta de Filadelfia es un pacto voluntario. La Casa Blanca lo juzga obligatorio. Medio millón de bajas es el costo que permite que hoy sea una megapotencia. En nuestra América se registra una excepción:Brasil es modelo de integración. La sabiduría de los Braganza permite que Lusoamérica sea una.