lunes, 1 de febrero de 2016

SAHARAUIS, MARROQUIES. ARABES

Apoyandose en el principio de la autodeterminación de los pueblos los separatistas marroquies que viven en el Sahara occidental bregan por edificar su propio Estado. Logran la simpatía de las izquierdas. Incluso aquí fueron acogidos por el PC en la Fiesta de los Abrazos. Esta situación, invita a recordar el refrán "dime con quien andas y te diré quien eres". Se proclaman saharauies y apuntan a desmembrar Marruecos. Dicho de otro modo no están por la integración, sino por el desmembramiento. 


Se argumenta:  "los saharauis no son marroquies. Poseen su propia identidad. Subordinarse a Mohamed VII, para ellos es inaceptable porque  representa una tiranía feudal". Comento que antagonismos políticos no autorizan fragmentar la nación. La arábiga dispone de sólido fundamento racial y cultural. Reafirmo, de Irak a Mauritania los habitantes son árabes y los saharauis, una esquirla de ese conglomerado. En lo inmediato, son marroquíes, en lo comarcal, magrebies y nacionalmente árabes.


Se argumenta que República Saharaui es progresista y combate -apoyado en el Frente Polisario- al Sultán por ser un déspota. Pienso que ser de izquierda no legitima fragmentar una nacionalidad y menos acentuar su atomización.  Otra cosa es que, al interior de Marruecos, se organice una guerrilla. El negocio de los imperialismos es dividir. Lo hemos padecido en nuestra América. Londres organiza Belice con infima población y pretendió convertir en república a Malvinas por cierto que enjaulada en la Commonwealth. 



domingo, 31 de enero de 2016

NUESTRA AMERICA E IDENTIDAD

Se concibe nuestra America como simple expresión geográfica o un fenómeno históricocultural. Si se apuesta a la segunda opción es dable aludir a la identidad común. La niegan desde ángulos aparentemente opuestos, pero con un común denominador cosmopolita, el liberalismo y el marxismo. La tesis liberal se centra en la dupla individuo y humanidad. El marxismo disuelve el concepto "nación" reemplazandolo por la "clase" y se valora. por sobre todo, al "internacionalismo proletario".

Una tercera tendencia  -impuesta desde el XIX-  es el "cantonalismo". Afirma que cada patria, al desvincularse de Madrid, se convierte en nación ostentando una identidad propia. En el otro extremo la indolatría gasolinea la atomización al máximo. Cada etnia aborigen sería una nacionalidad. Algunas ya extinguidas. Así Bolivia se proclama "plurinacional" con 35 nacionalidades aborígenes y en Chile -via decreto- se inventan varias como la colla y la diaguita que han sido absorbidas por el mestizaje. 


En ese contexto no es fácil reclamar para nuestra América una identidad común. Los adversarios brotan como hormigas carnívoras de esas cuatro tendencias. Poseen. en común, el negar que sea una entidad históricocultural. Sería un hueso sin tuétano, un cuerpo sin rostro, no un árbol frondoso, sino tupida floresta de infinitas especies. Oponiéndose a tal enfoque refulgen como luceros del alba en medio de una oscura noche de ignorancia quienes -en el XIX y el XX- son capaces de actuar y de pensar iberoamericamente. 

En la acción figuran -entre otros- Andres Santa Cruz, Justo Rufino Barrios, Juan Perón, Hugo Chávez. En el ámbito del discurrir están Francisco Bilbao y José María Torres Caicedo, Haya de la Torre, Salvador Mendieta, José Vasconcelos, Jorge Abelardo Ramos. Ignacio Tejerino Carreras, Felipe Herrera... Cada uno contribuye al rescate de nuestra identidad paso indispensable para lograr la integración. Se le visualiza como palanca  para sacudir la dependencia, el rezago y el deterioro de la autoestima.

jueves, 28 de enero de 2016

SACRIFICIOS HUMANOS DE LOS AZTECAS

Los ibéricos echaron mano a tres practicas indígenas para legitimar la Conquista. Sodomía, antropofagia y sacrificios humanos a las deidades autóctonas. Pinchando este link es posible
encontrar validez al menos a esta  última.  

http://www.abc.es/cultura/abci-descubren-aztecas-sacrificaron-propios-ancianos-mujeres-y-ninos-durante-conquista-espanola-201601281522_noticia.html

domingo, 24 de enero de 2016

AMERICANISMO ¿O QUE ?

No faltan quienes aluden a América sin apellido. Esa es una omisión muy difundida. En las Universidades florecen las cátedras de Historia de América y se publican tomos de Historia de América. Ello implica introducirnos, en una misma talega, con norteamericanos y canadienses. Se pasa por encima de la identidad que es propia del pueblo extendido de Patagonia a México.

Existe el Himno de las Américas enseñado en las aulas primarias. Se divulga a mediados de siglo XX como colofón coral de la II Guerra Mundial.  Se atribuye su autoría al rioplatense Rodolfo Sciamarella. Miles de infantes lo cantan a voz en cuello en toda nuestra América. Es el correlato del interamericanismo que fomenta EEUU a través de la Unión Panamericana y la OEA. 

Por otro lado los esfuerzos por reintegrar a nuestro "mundo ancho y ajeno" es etiquetado como "americanismo". Ese "ismo" es el nacionalismo del Ku Klux Klan y de la John Birtch Society y lo que corresponde aquí es aludir al "suramericanismo", al "iberoamericanismo". al "hispanamericanismo"  o, por último, al "latinoamericanismo".

Lo demás es comulgar con la equivocación que tanto daño ha hecho. Así como daño ocasiona eso del "sueño de Bolívar" en circunstancias que debe aludirse al "proyecto de Bolívar". Estamos enfrentados a una guerra difícil contra prejuicios, preconceptos y prenociones legitimadas por el establishment durante dos siglos. Digo "difícil", pero no "imposible".

¿Podremos superar esta suerte de Cnossos conceptual con intrincados laberintos y sótanos tenebrosos? ¿Podremos encontrar una Ariadna que nos provea de un ovillo que evite extraviarnos y, al final, aniquilar al Minotauro de la patriotería, es decir, del chauvinismo que legitima la fragmentación de la Patria Grande.

La empresa propuesta -como se anotara- es difícil, sin embargo no imposible. Hay quienes nos guían. Son ideólogos del XIX y del XX y aun del XXI. La idea es rescatarlos del olvido. La fuerzas contestatarias de nuestra América -necesario es señalar la debilidad- nunca asume la guerra cultural, pues adhieren a doctrinas europeos y están embriagadas de afanes electorales.

Se han quedado en un antimperialismo palabrero y en un antioligarquismo a secas. Nacionalización de riquezas básicas y reforma agraria. Hasta allí llega el discurso. Había más en lo que vislumbra el APRA en los 30, Perón en los 50 y Chávez recientemente. No basta con eso. A lo económico y político, se debe añadir lo cultural. Esa es asignatura pendiente.

lunes, 18 de enero de 2016

BULLYING: ALGO MAS

En nuestro país -tan siútico- hoy al matonaje se le denomina "bullying". Su escenario son las aulas y los patios. La tecnología permite "subir" escenas de brutales palizas a Internet. El fenómeno es antiguo.  La diferencia reside ahora en que el docente esquiva el compromiso de poner fin a la riña restableciendo la armonía.

El tema comienza a preocupar porque las refriegas entre adolescentes suele  incluir armas blancas y uso de las extremidades inferiores. Se trata de una deplorable imitación de las artes marciales. Suelen ser frecuentes las golpizas de varios contra uno y dos alumnos. Eso que antes se juzgaba "cobardía" hoy es "choreza".

Las alumnas suelen protagonizar -por diversos motivos- bullyings. Replican prácticas habituales de los barrios periféricos. Ello porque los planteles públicos ya no son -como antaño- pluriclasistas. El alumnado, mayoritariamente, proviene de estratos vulnerables. Trae consigo una mochila de disvalores.

La escuela básica -pese a disponer ahora de ocho años- no logra"civilizar" a los educandos. Los educadores carecen de ascendiente y asumen la tarea magisterial con apatía. El sistema los convierte en ganapanes. Se impone el laisser faire y las vacaciones y las huelgas son otros factores que erosionan el proceso educativo.

Mi experiencia práctica no puramente libresca me permiten afirmar que existen dos causas: la Reforma mutila a los educadores de prerrogativas disciplinarias y da luz verde a una blandengue permisividad. Lema: ¡nada con el autoritarismo! Ello convierte cada aula en un pandemonium de "conversacionitis" e incuba bullings.  

Nada se logra con inyectar millones a una estructura  escolar donde el  docente está arrinconado y carente de respaldo. "No pueden tocar a los discípulos ni con el pétalo de una rosa". Con frecuencia las maestras son víctimas son víctimas del bullying... Las feministas no opinan sobre la materia. El gremio y el ministerio del ramo callan.